︎

Las merecidas vacaciones


Texto: @itsmiiki
Ilustración: @miguelismikko




Quedaban solo quince minutos para que el reloj de la oficina marcara las seis de aquella tarde de julio, la última tarde antes de estar oficialmente de vacaciones. Pese a haber estado prácticamente un año sin poder salir de la ciudad, aún no tenía claro un lugar para pasar las de este año. Las de 2021 tenían que ser especiales.

No podía ser un destino cualquiera, debía ser cálido, con una buena gastronomía, sonrisas amables y repleto de historias que me hicieran aprender. De repente vino a mi mente aquel lugar. Cumplía con todos los requisitos, definitivamente ya lo tenía... No había tiempo que perder.

Llegué a casa, y mientras compraba un billete de tren para el mismo día desde mi teléfono móvil, hacía la maleta deprisa y corriendo. Mis ganas, casi enfermizas por llegar cuanto antes, eran más importantes que qué camisa de flores ponerme aquel verano.

Me costó dormir durante el viaje, era complicado con la dichosa mascarilla a la que aún, un año después, seguía sin acostumbrarme. Cuando lo conseguí, una odiosa voz robótica me despertó anunciando mi llegada a la estación. Cogí mis cosas y salí del tren buscando la salida a toda prisa, deseando llegar a mis soñadas vacaciones, el abrazo de mi madre esperándome en aquella estación.