︎

Lázaro


Texto: Carlos Izquierdo
Fotografía: @llenadegracias



El 14 de agosto de 2020 despertó del coma en el que entró catorce meses antes. Pasó un tiempo más en el hospital. No lo recordaba así. El ambiente era raro, nadie le había visitado y aunque le hubiera gustado, pensó que igualmente no se hubiera enterado. Así que no importaba mucho.

Salió del hospital en dirección a casa. Le impactó la intensidad del cielo azul de Madrid, como si el aire estuviera más limpio. Muchas bicicletas, calles peatonalizadas. ¡Madrid Central triunfó!

Le apetecía un café, pero no le dejaron entrar en ningún bar. Solo para llevar. Malditos hipsters –pensó.

Qué raro todo. ¿Por qué todos los hombres llevaban el pelo largo?, ¿por qué todos usan chándal?, ¿qué hacen los chavales en el instituto en pleno agosto?

No tenía a nadie que le resolviera sus dudas ni tampoco que se alegrara de su vuelta. Pensó que quizá hubiera sido mejor no regresar a la vida. Sin embargo, faltando 200 metros para llegar a su casa y cuando el reloj marcó las ocho en punto de la tarde, recuperó todas las ganas de vivir al comprobar cómo todos sus vecinos salieron a los balcones a aplaudir por su regreso.