︎

Lo que sí y lo que no


Texto: @nadaimporta
Fotografía: @salvalopez



No viajaré si no es para emocionarme (y aquí va una pista para la hostelería del mundo que viene), no compraré objetos sin una historia detrás, no apostaré por quien no apueste por hacer del mundo un lugar mejor: ya no tengo tiempo para marcas mediocres. No ahorraré. Seguiré apostando por el periodismo de verdad —el que sirve para poner esperanza en los ojos, seguiré militando en la artesanía, la educación y la belleza del mundo: solo hay que asomarse.

No perderé más tiempo con quien no lo merece, no puedo (ni creo que sepa hacerlo) dejar de pensar que la perseverancia es más importante que la suerte, la señal más importante que el ruido; seguiré creyendo en las palabras (las cosas son porque las nombramos) sobre el óxido y, como Muñoz Molina, tendré grabado a fuego que «un maestro, un libro, un bolígrafo, un aula, pueden cambiar el mundo». Las flores frescas, los libros viejos, las cosas hechas a mano; ser fiel, consciente y despierto —dejar que las cosas duelan (¿cómo pretendes aprender si no?) intuir que esto no va de juzgar, sino de escucharte.