︎

Temporada 51


Texto: @xamfargo
Ilustración: @rodrimade




Entro en el salón con una cápsula de gazpacho isotónico en la mano y enciendo la pantalla ambiental guiñando mi ojo izquierdo. El PreiOS sabe de sobra lo que quiero ver.

El capítulo (el primero de la nueva temporada) comienza con una tos. Una sencilla tos en una cafetería de Malasaña. Juraría que al equipo de arte se le ha colado un gazapo en la barra de ese local prototípico: el Kas Vermut & Olive no salió hasta un par de años después, si no recuerdo mal. Pero no me apetece superponer una capa de Googlest para comprobarlo.

Otra tos, algo más fuerte.

Su emisora, una mujer cercana a la cincuentena, se levanta de la mesa y, tras sortear a un par de hipsters de pega, paga en la barra y sale a la calle llevándose la mano a la frente.

María Alcántara se encuentra regular. Pero no lo suficiente como para ir al médico.

Sale de plano mientras sube la sintonía. Han vuelto a la original, gracias a Dios.